Nuestros guardianes, nuestros guerreros que han dado todo por preservar la salud y la vida. Nuestros profesionales quienes con amor, dedicación y profesionalismo han cambiado el sufrimiento por Esperanza. 

¡ÁNIMO LOS NECESITAMOS!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *